La ventana

Luis Carlos Peris

En agosto, cosas que no cambian

ATRAVESAMOS el ecuador de agosto y hay cosas que no cambian con el paso del tiempo. Por ejemplo, la cantidad de sangre humana derramada en los ruedos de la vieja Iberia. Antañazo, aquel Sanatorio de Toreros que se ubicaba en Bocángel, calle en el corazón del madrileño barrio de Ventas, se abarrotaba por estas fechas y en los papeles venían fotos de la convalecencia de los toreros que eran visitados por compañeros que pasaban por la capital en su incesante peregrinar de plaza en plaza. El Sanatorio de Toreros se fue degradando hasta cerrar sus camas a finales de los setenta, pero agosto continúa tan sangriento como antes, hay muchos coletudos en el hule y antier venía una foto que recordaba aquellas de la vieja clínica que fundase Marcial Lalanda. Era la de Morante flanqueado por Padilla y Barrera en plena cuenta atrás hacia la esperada recuperación.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios