Alto y claro

José Antonio Carrizosa

jacarrizosa@grupojoly.com

Y ahora Sevilla

Tras lo ocurrido en las elecciones andaluzas, no está tan despejado el camino para Espadas en las municipales

Pasado el terremoto de las elecciones andaluzas del domingo pasado y el tsunami del vuelco político que han propiciado sus resultados, convendría empezar a mirar a las siguientes, que se aproximan a toda velocidad. Las municipales del próximo mes de mayo adquieren de pronto en Sevilla unos perfiles que hasta ahora no tenían. Dos preguntas surgen a bote pronto. Primera: ¿tiene el PSOE de Juan Espadas las mismas debilidades estructurales ocultas que se han revelado en el de Susana Díaz y su apariencia de fortaleza es una mera ilusión óptica? y segunda: ¿qué representación va a obtener en la Plaza Nueva Vox, un partido con el que hasta ahora nadie contaba como un factor que puede llegar a ser fundamental para configurar una mayoría? Las respuestas sólo las tendremos en la noche del domingo 26 de mayo, pero es indudable que tras lo ocurrido en la elección del Parlamento andaluz lo que vaya a ocurrir en el Ayuntamiento de la capital no está tan claro como hace sólo unas semanas muchos presuponían.

Vox es el fenómeno político que todo lo ha alterado, que las empresas de sondeos no pudieron detectar en toda su amplitud y que ha llegado para quedarse, al menos durante algún tiempo. Tiene además una característica que lo hace muy peculiar: al ser un partido que se identifica con postulados de derecha dura es capaz de pescar votos en los distritos más conservadores de la ciudad y ahí restar apoyos al Partido Popular, pero al ser una formación que muchos identifican como antisistema y en la que se refugian los perjudicados por la crisis que no encuentran amparo en los partidos tradicionales es también capaz de meterse en aquellos barrios donde siempre la izquierda, sobre todo el PSOE, ha sido más fuerte. De hecho Vox empezó a adquirir una cierta notoriedad en Sevilla este verano y no fue precisamente porque hiciera proselitismo en las terrazas de la Plaza de Cuba. El partido mostró su tarjeta de presentación logrando una cierta movilización en el rechazo a un albergue de extranjeros en la Macarena y en las protestas por el aumento de la delincuencia en Pino Montano.

Por lo que respecta a los socialistas, lo que más les ha perjudicado en las elecciones del 2 de diciembre ha sido el desistimiento de una parte no pequeña de su base electoral, que prefirió quedarse en su casa por un exceso de confianza o por cansancio de unas siglas desgastadas. ¿Está Juan Espadas mejor protegido que Susana Díaz contra estos virus? Nada demuestra que así sea, por lo que las elecciones municipales en Sevilla adquieren de pronto una nueva dimensión.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios