La ventana

Luis Carlos Peris

Un año tras otro, la inevitable gota fría

TODOS los años, la misma película. Cada vez que se va el verano, en la España más seca aparece la gota fría y llegan las inundaciones. Habitualmente es como en este otoño, que las riadas se cobran vidas humanas y los destrozos son incalculables. Levante, Murcia y la Andalucía más oriental conforman la zona damnificada y por ahí se demuestra una vez más que el hombre y la mujer son los únicos animales que tropiezan varias veces en la misma piedra. Todos los años se repiten las escenas de ramblas convertidas en ríos caudalosos que se llevan por delante cuanto cogen. Y cuanto cogen suele estar formado, por ejemplo, por automóviles que muchas veces son arrastrados con personas dentro que no han tenido tiempo de quitarse de en medio. Desde que tengo conciencia de lo que pasa, no ha habido un solo año que la gota fría no haya arrasado zonas que ya han sido arrasadas con anterioridad. Y así, un año tras otro.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios