Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Ocho años después, un debut para la ilusión

Los reflejos de Bravo y la vulnerabilidad a babor fueron la cara y la cruz del Betis ante el Alavés

Como más gusto da, así ganó el Betis en Mendizorroza tras dos pelotazos al larguero y un milagro bajo palos de Claudio Bravo. Nunca está mal lo que bien acaba y el inicio liguero no pudo sonreírle al Betis de mejor manera. Ocurre, sin embargo, que no procede un análisis desde la euforia que provoca cualquier victoria, ya que el equipo mostró unas costuras no suficientemente firmes como para creer en un futuro libre de sobresaltos.

Por ejemplo, hay que hacer hincapié en algunos datos que no invitan al optimismo. Uno es la diáfana autopista que Álex Moreno le ofrece a cada rival, algo que tampoco escapa en el debe de Emerson, pero menos. Ambos con clara vocación ofensiva, olvidan frecuentemente que son defensas y que dicha palabra encierra entre sus obligaciones una muy principal, la de defender. Otro punto débil es la falta de verticalidad, lo que redunda en poco peligro para el rival.

Por lo demás, un Betis aceptable que convirtió en solvente el gol de Tello sobre la bocina. El triunfo solapa todo, o casi todo, lo malo que haya ocurrido en los noventaitantos minutos de juego. Preocupante la vulnerabilidad a babor y un alegrón el encuentro de Guido, cabe pedirle a Carvalho un rol más decisivo mediante una aceleración en su fútbol. Notó Joaquín el parón que sufrió en pretemporada y no sé si los goles de Borja Iglesias habrá un día en el que lleguen.

La cara mejor de cuanto ofreció el equipo de Pellegrini, aparte el mucho mejor rigor táctico, estuvo en la actuación de Bravo, al que algún cabreado lo califica de vetusto. Imperial con los pies, salvó al equipo de la derrota en el testarazo a quemarropa de Battaglia mediante un alarde de reflejos que deja en mal lugar a quienes cuestionan su edad. Ocho años después de aquel campanazo con Pepe Mel en San Mamés volvió el Betis a empezar con buen pie. Que dure la fiesta.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios