La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

A beberse la vida en manifestación

Una forma de beberse la vida es la de echarse a la calle en el temor de que nos confinen nuevamente, que de todo puede pasar aun cuando la muerte por inanición pueda tomar el testigo que deje el coronavirus. La vida no tiene repetición, sólo se vive una vez, y el personal se echa a la calle bien temprano. Los menos para ir a ese castigo bíblico hoy bendición para el que lo posee, el trabajo, y otros camino de ninguna parte. Unos corren, otros andan y la orilla del río se pone de bote en bote desde San Jerónimo al Acuario. La margen izquierda de la dársena es una barahúnda de ciclistas, corredores y andariegos, hoy runnings, que de esa forma combinan la lucha contra el colesterol y el divertimento. Es una feria cómo se pone el aún llamado Paseo Juan Carlos I en esa búsqueda anhelante de beberse una vida que nadie es capaz de saber a qué derivará, de qué forma acabará.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios