Desde mi córner

Luis Carlos Peris

De bien nacido, ser agradecido

Berruezo, junto a Spéncer y Puerta, forma la trilogía de héroes jóvenes del Sevilla y el Sevilla sabe ensalzarlo

NUEVO rapto de sensibilidad el que daba ayer el Sevilla con el reconocimiento a uno de los que labraron su historia. No fue un homenaje más el que ayer se ofrecía a la memoria de Pedro Berruezo, claro que no. Pedro es el segundo hombre de una trilogía que, a guisa de héroes jóvenes, murió con las botas puestas, prácticamente en acto de servicio. Del primero contaban y no acababan nuestros mayores y aunque murió en la cama, lo hizo en plena juventud. Ese primer héroe fue Enrique Gómez Muñoz, Spéncer en las alineaciones, y, junto a Herminio, el primer jugador que aportó el Sevilla a la selección nacional.

Spéncer falleció a los veintiocho años de edad por una recaída tras operarse de apendicitis y precipitar su reaparición. El trianero abre una trilogía que completan Berruezo y Antonio Puerta, que sí que murieron con las botas puestas, pues si el melillense lo hizo en Pasarón, Puerta jamás recobraría la conciencia tras caer fulminado ya dentro del vestuario aquella noche triste de agosto con el Getafe. Spéncer, Berruezo y Puerta como hitos gloriosamente enlutados para el siglo largo de vida de un club que tiene a bien reconocer a los que mejor escribieron su historia. Y es que quien observa su propia historia tiene muchas posibilidades de no reincidir en los errores.

No reincidir en los errores y, por supuesto, bruñirla para darle brillo es lo que hace el Sevilla un día sí y otro también. La historia posterior a la muerte de Berruezo aquel 7 de enero de 1973 en Pontevedra estuvo plagada de malos rollos y de desencuentros que ayer quedaban definitivamente restañados. Parece como una obviedad que algo tan sagrado como el reconocimiento a los que escribieron los capítulos que cobraron categoría de hito tenga efecto, pero es que no todos caen en ello. José María del Nido y asesores tienen esa cualidad de vender la imagen del Sevilla a muy buen precio y no cabe duda de que lo de ayer es una gran profesión de sevillismo.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios