La ventana

Luis Carlos Peris

A buenas horas, mangas verdes

DESPUÉS de haberse mantenido vergonzantemente tapado, después de no haberse dignado a pronunciarse y tras dejar que su tropa hiciese lo que le vino en ganas, el presidente llora la abolición de los toros en Cataluña. Parece mentira, pero así es nuestro hombre en Moncloa, que nunca se sabe si va o si viene, si quiere blanco o negro, qué puñetas quiere y si alguna vez dice lo que piensa en realidad. Ahora, cuando ya se le ha pegado el puntillazo a los toros en aquel rincón todavía español y el empresario que contribuyó a su languidecimiento anuncia la petición de una indemnización galáctica, Zapatero confiesa que fue un error dicha prohibición. Es una caja de sorpresas este hombre y si fuese un cualquiera, pues mire usted, qué le íbamos a hacer, pero es que el tipo sigue mandando. Vamos a ver cuánto tarda en decir que fue un error la persecución, delaciones incluidas, a los fumadores. A ver cuánto...

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios