Visto y oído

Antonio / Sempere

Más buenos

PUES realmente eran buenos. Y ahora sí cabe el pasado, porque ya no hay remedio. Los chicos de Circus, esa veintena de seres maravillosos que podía haber aireado con brisa fresca nuestra televisión a diario se despiden precipitadamente. Y lo van a hacer, como suele ocurrir en estos casos, por la puerta falsa. Hoy, muy de madrugada, mientras quienes presumiblemente debían ser sus seguidores, los chicos y chicas de su edad, andan de fiesta, fuera de casa, lejos de sus cuartos y de los televisores.

Eran realmente buenos. Y como suele ocurrir, todavía me parecen mejores ahora ya no están, ahora que ya no son carne de televisión. Les han tenido que dar esa beca prometida para estudiar en una escuela especializada casi tres meses antes de lo estipulado. Y eso, debiendo soportar a todos esos que tenemos que soportar en la televisión nuestra de cada día, causa un poco de morriña. Porque puestos a dejar que se nos cuele en casa gente como de la familia, bien estaba que quienes se pasearan fuesen los rostros y las voces de este grupo, tan bienintencionado y ajeno a cualquier tipo de malas artes tan frecuentes en latitudes vecinas.

Por si fuera poco, además de buenas personas, eran buenos en lo suyo. En el más difícil todavía. En tesón y esfuerzo. Que ese modelo precisamente, sea el que no tenga cabida en la televisión del entretenimiento, dice mucho sobre nuestros usos y costumbres. Nadie hablará de ellos si logran pisar un escenario. Ahora ya está. El espectáculo debe continuar. Habrá que gritar eso de muerto Circus, que vivan los de Fama 2. Pero conste que los echaremos de menos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios