La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Una carrera que simboliza normalidad

Normalidad de la buena, eso sí que era normal, ver cómo en las terrazas de Torneo se asomaban las familias para aplaudir a esos corredores que estaban protagonizando la carrera nocturna. Tras el parón del maldito 2020, las calles de Sevilla volvieron a colmarse en la noche del primer viernes de otoño y, como bien dicen las crónicas, para un soplo de aire fresco que más que soplo era como un vendaval de normalidad. Y era tal la bienvenida a la prueba que ni siquiera afloró el habitual malestar de automovilistas que ven cómo su destino previsto parece inalcanzable. Noche preciosa como remate al día de las Mercedes y espectáculo de primer orden de la carrera urbana con más participantes de cuantas se celebran en la piel de toro. Una carrera en la que interactúan público y corredores para componer una simbiosis que es signo de muy normal normalidad.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios