Cambio Climático Estas serán las zonas de bajas emisiones en Andalucía para 2023

El ciclismo y la siesta

Si hay que criticar a alguien es a los que no hacen promoción de la marca España y continúan echándose la siesta

Para muchos de ustedes, el Tour será sólo sinónimo de siestas veraniegas. Hace años que no tenemos a Indurain o a Contador como aspirantes a ganarlo, ni a Perico Delgado para perderlo por llegar tarde a la línea de salida, así que el interés de la población parece haber decrecido. Sin embargo, el ciclismo pasa por una buena situación una vez superados los oscuros años del dopaje y ahora se resaltan sus características más positivas: se trata de un deporte global y es una práctica que conecta con la sensibilidad ecologista de las nuevas generaciones urbanas. Pero lo más atractivo de la gran prueba ciclista francesa consiste en lo que es en realidad y más que cualquier otra cosa: la mayor producción audiovisual francesa y la más eficaz operación de marketing con el objetivo de vender Francia al mundo. Un anuncio precioso del país vecino construido a base de cientos de imágenes hermosísimas, de paisajes extraordinarios, de ciudades bellísimas, montañas y ríos majestuosos, y sobre todo de un público volcado con entusiasmo en la promoción de su prueba y de su país. Un spot inteligentísimo que vende Francia como un país lleno de atractivos. En definitiva, una gran prueba deportiva, pero sobre todo el mejor anuncio y el más extenso de la historia de la televisión. Los franceses saben.

Nosotros también tenemos un país precioso, lleno de lugares en donde montes y mares conforman una geografía que en nada desmerece a la francesa. Tenemos también edificios que muestran nuestra cultura e historia. A entusiasmo del público nos ganan muy pocos; y la excelente labor de Javier Guillén director de la Vuelta y el mejor directivo del deporte español, han convertido esta prueba en enormemente atractiva para los aficionados y los equipos profesionales. Pero hay algo en lo que nos diferenciamos de los franceses. El país que vende el Tour es uno y está unido. El que recorre la Vuelta se muestra como más plural y con disensiones importantes sobre todo en Cataluña y en el País Vasco. El próximo Tour va a salir de Bilbao, los periodistas que lo contarán al mundo dirán que las primeras etapas transcurrirán por territorio español, pero los telespectadores verán bosques de ikurriñas porque hay pocos lugares donde haya más aficionados al ciclismo que en Euskadi. La operación será un gran spot promocional financiado por las instituciones públicas vascas. No es a ellos a quienes hay que criticar, sino a quienes no hacen lo mismo en defensa y promoción de la marca España y continúan echándose la siesta.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios