La ventana

Luis Carlos Peris

Los ciclistas, de nuevo a sus anchas

DECÍAMOS ayer que ese cordón umbilical que es O'Donnell-Velázquez-Tetuán era como un eslalon complicado de superar por la cantidad de peticionarios que te salen al paso y hoy tenemos que incidir en otra dificultad que, además, tiene peligro. Es la vuelta a las andadas después de un tiempo de observancia de esos ciclistas que no entran en razones de que dicha vía es peatonal, sólo peatonal, únicamente peatonal. Durante un tiempo veíamos cómo el ciclista se apeaba para cruzar esa arteria de infantería, como está mandado, pero se habrá relajado la vigilancia o no sé qué causas serán lo que lo provoca, pero han vuelto esos émulos de Indurain para poner en peligro la integridad física de los peatones. Además con el acompañamiento de patinadores que van o vienen velozmente de la Plaza Nueva, lugar donde han encontrado una pista adecuada para sus piruetas.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios