PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

No cierran ni con su apertura

CUATRO mil millones de personas viendo por televisión el grandioso espectáculo de un acontecimiento excepcional que por vez primera sitúa a China como centro del mundo, y ellos, a lo suyo, a tener abierto de sol a sol su bazar. Así son las familias chinas que en mi barrio se pasan el día en esos establecimientos que son el monumento al abigarramiento y al plástico importado. Por la mañana tuve la curiosidad de preguntar en los tres más cercanos a casa si iban a cerrar a mediodía para reunirse en su hogar ante la pequeña pantalla y sentirse así partícipes de un día tan grande para su país. Todos me pusieron la misma cara de perplejidad. Ni se les había ocurrido. Ellos ven la tele a última hora de la noche, cuando dejan la tienda en perfecto estado de revista para la jornada siguiente. Ni por ser agosto, ni por el calor, ni por estar las calles vacías, ni por tener a su clientela atenta a los mitos olímpicos y sin prisa alguna por comprar bombillas, pilas o perchas. Sólo piensan en vender. No cierran ni con la apertura de Pekín 2008.

Su mentalidad es la verdadera gran muralla que nos diferencia. Han llegado a Sevilla huyendo de la pobreza china y su patria es la prosperidad a rajatabla viviendo por y para el trabajo. Seguro que los emigrantes griegos, australianos y españoles, a miles de kilómetros de distancia, hicieron planes para hacer un alto en el camino y vivir en directo la emoción de su respectivo arranque olímpico en Atenas, Sydney y Barcelona. Lo que resulta normal para nosotros es ajeno a su forma de organizarse la vida.

Estas familias no saben quién es el cineasta Zhang Yimou, coordinador de la memorable puesta en escena ofrecida ayer a todo el planeta. Él ya era un artista universal cuando el régimen chino prohibía sus películas. Ahora ha firmado la tarjeta de visita mediática de la nueva era del dragón. En China verla era de obligado cumplimiento. Pero en los bazares de mi barrio sólo saben trabajar.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios