YA conocemos las cifras. RTVE tiene presupuestados 976 millones de euros para gastos de explotación durante el año 2016. Los Presupuestos Generales del Estado asignan a la Corporación 342 millones de euros, 50 más que en 2015. El resto de millones hasta alcanzar el montante de los 976 llegan por otros conceptos.

La pregunta surge espontánea. ¿Son muchos o son pocos estos 976 millones de euros para el mantenimiento de los servicios de la radio y la televisión pública estatal? Para quien suscribe son más que ajustados, y la aportación del Estado, con 342 millones anuales, lo que supone menos de un millón de euros diario para mantener los costes de la Corporación, una cifra ínfima. Basta pasearse por lo ancho y lo largo de lápiz de esos presupuestos generales de 2016 para encontrar partidas tan pintorescas como esos 171 millones que Defensa destinará a la compra de cuatro megadrones.

Si estableciésemos la comparativa entre lo que nos cuesta mantener a la televisión pública a los españoles y lo que les cuesta a los alemanes, británicos, franceses o italianos entonces sí podríamos tapar muchas bocas y reconocer que lo nuestro es una minucia. A pesar del aparentemente altísimo número de trabajadores de plantilla, pese al ERE que se realizó la década pasada.

Ahora bien, dicho esto resulta curioso realizar una división entre los 976 millones de euros de gastos de explotación previstos para el año entrando y los 366 días que hay en el calendario de 2016, lo que da como resultado que, de promedio, durante cada jornada la Corporación cuenta con 2'6 millones de euros para mantener sus servicios (televisión, radio, web, Orquesta y Coro…). Y de ahí sí brotarían preguntas. Las mías van relacionadas con La 2, canal al que no parece que este mes de reposiciones haya llegado la parte alícuota. ¡Que 2'6 millones son 441 millones de pesetas diarios!

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios