La ventana

Luis Carlos Peris

El coche eléctrico, un contrasentido más

PARECE un contrasentido, pero estamos tan rodeados de contrasentidos que uno más apenas tiene importancia. Dentro de la campaña de distracción a que estamos sometidos para dulcificarnos la crujía que padecemos, lo último es que se publicita un tipo de automóvil que sí podrá circular por el centro de la ciudad. En plena locura peatonalizadora surge un vehículo -carísimo por cierto- que sí tendrá bula para ir de la Puerta de Jerez a la Campana como pudo irse siempre, sobre ruedas. Se trata del coche eléctrico, último señuelo sacado por el mandarinato para distraernos de la que nos está cayendo en toda la cresta. Con todo boato se presentaba el cochecito de marras y aunque se sabe que el problema está en que se tarda más en repostar que en consumir, bajo la excusa de su poco poder contaminante dicen que podrá circular por donde ahora sólo puede hacerse de infantería. Un contrasentido, otro más, ¿no?

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios