Ocurrió en el cementerio de San Fernando, donde estos días se concentran muy pocas personas por imperativos del coronavirus. Allí coincidieron las familias de Manuel del Valle, el desaparecido alcalde de Sevilla, que lo fue de 1983 a 1991, y de Juan Espadas, que perdió a su madre, Ernestina Cejas Navarro, a la mañana siguiente de fallecer el primer alcalde socialista de la ciudad. Siempre se llevaron muy bien Espadas y Valle. El actual alcalde lo tenía como una referencia, incluso a la hora de gobernar sin mayoría absoluta, cosa que traía malos recuerdos a aquel alcalde de los ochenta,

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios