La tribuna

Adelaida De La Calle

El comienzo del futuro

MÁS de 1,8 millones de niños y niñas andaluces han comenzado estos días las clases en lo que será un nuevo e importante paso en su aprendizaje académico y en su formación como personas. Y lo hacen dentro de un sistema educativo que queremos que sea cada vez más justo, más integrador, más equitativo y que potencie la educación en valores además de la excelencia formativa.

Queremos que el alumno de un pequeño pueblo tenga las mismas facilidades para estudiar que los escolares de las grandes ciudades. Queremos que nadie se quede sin formarse por su situación socioeconómica. Queremos que los niños y jóvenes con problemas o dificultades de aprendizaje cuenten con apoyo para mejorar su rendimientos académico. Queremos que todos y cada uno de los alumnos alcancen el éxito escolar, y con ello sus sueños de futuro.

La equidad e inclusión son las señas del modelo educativo andaluz, que a pesar de ser el mayor de España no ha dejado de proteger en momentos realmente muy difíciles al alumnado que más lo necesitaba. Y somos muy conscientes de la importancia que tiene blindar todas las conquistas para evitar retrocesos difíciles de recuperar, avances que en este curso se refuerzan además con nuevos programas de apoyo a las familias.

Junto a la igualdad de oportunidades, la búsqueda de la calidad y de la excelencia formativa es otro de los ejes vertebradores de la política del Gobierno andaluz. Aunque en los últimos años se ha avanzado mucho, hay que seguir mejorando nuestro sistema para afrontar los retos que imponen un entorno globalizado, una sociedad con nuevas necesidades, un mercado laboral más exigente y un desarrollo vertiginoso de las tecnologías de la comunicación.

La Consejería trabaja ya en la elaboración de un Plan Educativo para el Éxito Escolar, que mejore el rendimiento académico de todo el alumnado y en todas las etapas educativas, y que irá acompañado de otras estrategias de planificación como el Plan Familia Segura y el Plan para el Desarrollo de las Lenguas. La calidad de la educación ha de pasar indudablemente por la innovación educativa y la formación permanente del profesorado, debe potenciar el bilingüismo, mejorar la Formación Profesional y su vinculación con las empresas y el tejido productivo y promover un mayor acercamiento a la Universidad.

El profesorado es, sin duda, la pieza clave en esta aspiración a una formación de excelencia, al que queremos motivar desde el reconocimiento y prestigio de su labor docente, a la vez que se les dota de mayor estabilidad y se incide en su formación inicial y permanente.

Otro línea importante de actuación de la Consejería de Educación durante este curso será el fomento de la participación de la comunidad educativa, pues el magnífico trabajo del profesorado debe apoyarse y complementarse con la participación de las familias y la implicación de toda la sociedad en la lucha contra el fracaso y el abandono escolar temprano. Como se observa, ponemos otro curso más toda la carga de ilusión, atención y esfuerzo para hacer realidad el aprendizaje a lo largo de toda la vida, mejorar la calidad y la eficiencia; y promover la equidad, la cohesión social y la ciudadanía activa. Pretendemos, asimismo, como nos indica la Estrategia Europea 2020, afianzar la creatividad y la innovación, incluyendo el espíritu emprendedor en todos los niveles de la educación y la formación.

Y lo haremos manteniendo la gratuidad de los libros de texto, el transporte escolar o las bonificaciones de comedores escolar. También con la creación de 3.000 nuevas plazas en educación infantil, el incremento de la plantilla de profesores en 360 o con las 472 actuaciones en infraestructuras educativas previstas para este año y que mejorarán las condiciones escolares de 180.000 alumnos.

Igualmente, intentaremos mejorar y fortalecer la Formación Profesional para hacer de ella una de las bases del desarrollo económico y social de nuestra comunidad, a través del incremento y actualización de la oferta formativa, de una participación más activa de las empresas, de un mayor reconocimiento social de estas enseñanzas o de favorecer la movilidad entre estos estudios y los universitarios en ambas direcciones.

Por último, a las familias, y en estos tiempos de cambio por la aplicación de Lomce, quiero asegurarles que Andalucía cumplirá con la ley y que el curso se desarrollará con la más absoluta normalidad, aunque no renunciamos a la esperanza de alcanzar un gran pacto nacional que nos haga avanzar juntos y desde el profundo convencimiento de que la educación es el presente y el futuro de nuestra tierra.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios