TRAS tres años ya de convivencia en el equipo de gobierno y de presencia municipal, todos se van conociendo e incluso estrechando lazos personales. Los concejales se relajan y se muestran tal como son después de una primera etapa inicial más reservada. Hay una concejal, por ejemplo, que aprovecha la más mínima oportunidad para hacer alusión a sus antecedentes nobles sin el más mínimo pudor. Llega a ser un punto irrisorio, o una muestra de elevadísima autoestima. Hay ya varios ejemplos al respecto. Sangre azul en el Ayuntamiento.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios