El último pase

El corazón de todo un pirata

Nike ha suavizado la imagen de superhéroe del cómic de Nadal, pero su arrojo y bravura no deben variar

SI los bancos y petroleras tienen tanto que ver en los gobiernos, cómo no van a manejar los hilos del deporte -nunca mejor dicho- las multinacionales que visten a los ídolos a cambio de una grosera cantidad de dinero. El compañero de Dpa Sebastián Fest revela en la página 33 de este cuadernillo de deportes que un ex alto ejecutivo de Nike, Adam Helfant, se perfila como nuevo mandamás de la ATP, con lo cual el hilo entre la competición de la raqueta y uno de sus patrocinadores más fuertes -para abundar en la fácil metáfora- no puede ser más directo.

Cada enero, con los primeros torneos del calendario, aparecen las nuevas líneas que dicta la moda para las figuras: Federer y su gusto contenido, sobrio, como es su carácter; Djokovic con unos colores más estridentes -verdes, amarillos...- como reflejo de su actitud sobre la pista, más extravertida; y Nadal, con esas camisetas ceñidas y sin mangas para resaltar sus músculos de acero galvanizado, con ese pantalón pirata que redondeaban una figura que se salía del rebaño.

A la pista saltaba alguien que recordaba a los superhéroes del cómic, que iniciaba los partidos con un plus intimidatorio y que luego, efectivamente, jugaba como si estuviera por encima de los mortales.

Pero la influencia de Nike ha llevado al número uno del mundo a ocultar sus fabulosos bíceps bajo las ortodoxas mangas, a usar el ortodoxo cuello de polo y el ortodoxo calzón más corto. ¿Será esta nueva imagen un anticipo de lo que deparará la temporada? ¿Veremos a un Nadal más acomodado al sistema desde su trono? ¿Su estilo será más defensivo una vez en la cima? De momento Murray le avisó en la exhibición de Abu Dhabi, y Federer y Djokovic también anuncian batallas durísimas. Mal haría Nadal en atemperar su ímpetu, su voracidad. Su bravura es un mensaje que llega y estimula a cualquier español, incluso al que no le gusta el tenis. Y ese aliento se agradece en estos tiempos en los que se aprietan el cinturón... hasta esas multinacionales que tanto mandan en el deporte.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios