La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Aunque no lo crea hoy es Viernes Santo

Vaya castaña con la catarata de nostalgias y la madre que las trajo al mundo en esta mañana de Viernes Santo. A estas horas tempranas en que el periódico ya está en el quiosco la de cosas que podríamos estar haciendo en vez de esta nada que nos atosiga. Con el quiosco recién abierto, la oferta sería como para no dejar de llorar y el solo recuerdo de ver a la Esperanza por Anchalaferia virando a Relator nos sume en una depresión galopante. ¿Y ese chocolate con calentitos junto al puente deseando que Jesús supere la tercera caída? Horrible sólo pensar en lo que fue y no será tras haber sentido la emoción de lo inenarrable con la gente de bronce empujando con el alma a Angustias en su escalada por Argote de Molina, vulgo Cuesta del Bacalao. Y a partir de ahí, Parras o Pureza, no cabe la ubicuidad, hay que ponerlo todo en la misma casilla. Tremendo Viernes Santo, qué dolor.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios