La ventana

Luis Carlos Peris

La crisis, más soportable con lluvia

ESTÁBAMOS en la entrega de esos galardones conque la Maestranza premia la excelencia en el estudio y en el toreo. Era bajo una enorme carpa situada en pleno ruedo y jarreaba como si no hubiese llovido en jamás de los jamases. Un estruendo sobrecogedor el del agua sobre una carpa también excelente que resistió de forma admirable. Qué manera de llover y cómo andan ya los pantanos aliviando agua y qué inquietud ahora la de los agricultores, ese personal que se lleva la vida mirando a ver qué depara el cielo y que rara es la vez que están contentos con los manejos que San Pedro se trae con los grifos. Y escuchando con qué violencia llovía uno se paraba a imaginar cómo sería este tiempo de crujía gorda que estamos soportando con el añadido de una pertinaz sequía. Sólo le hubiese faltado a la puñetera crisis que no lloviese, una sequía con sus moscas y su canesú.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios