La ventana

Luis Carlos Peris

La cuadrilla, de obligado cumplimiento

DENTRO de la apoteósica afluencia de gente en este pasado fin de semana hay que destacar como culmen de la cosa, el llenazo continuo en el recién abierto Barranco. La antigua lonja del pescado ha sido algo así como el regreso de la Esperanza morena por el Arenal o la Macarena por Parras desde la apertura al cierre. Y un servidor, que siempre, fue reticente con el autoservicio porque es el mayor impedimento para la fluidez de la tertulia, se extraña de tanta afluencia por razones parecidas. Como resulta que el mascarón de proa de la empresa que rige el lugar es un torero de prestigio, de ahí debe provenir la idea de que para estar allí se haga imprescindible la cuadrilla. Cuadrilla con el mozoespá que te guarde el sitio mientras tú encargas los huevos con papas, un banderillero va por las croquetas y el tercero por la bebida. Yendo solo, complicado me lo fiáis, amigo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios