La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

A cuenta de peatonalizar la Magdalena

Peatonalizar la Magdalena conlleva un impedimento más para las personas con la movilidad regularcilla. Ahora, sólo el tranvía que ideó Alfredo y los autobuses que rinden en el Duque y en la Campana pueden aliviar el duro trance que es acceder y moverse por el casco histórico sevillano, uno de los más extensos del mundo. Ya quedan desconectados del centro Triana y su populosa vecina Los Remedios, con lo que la población de esas collaciones en las que abundan los ciudadanos de edad avanzada tendrán que pensárselo bien a la hora de ir al centro. Si ya quitar el tráfico rodado en O'Donnell partió el casco en dos, con la Magdalena privada de los autobuses que llegaban de allende el río se le hace una faena más a una gran parte de la población. Y así las cosas, entre el bichito cabrón y la fiebre de peatonalizaciones, mal se les presentan las cosas a los mayores.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios