Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Un debut que viró de la solidez al infortunio

El Sevilla confirmó las impresiones del verano y el Betis tropezó en un sinfín de adversidades

Para variar, cara y cruz, sólo alegría en una de las aceras del fútbol según Sevilla. Resulta complicado hallar la felicidad absoluta y mientras unos se solazan ante la certeza de que su equipo es un bloque sólido que, además, tiene pegada, en la otra orilla, con la grada más poblada al sur de Madrid, batacazo en lo que se preveía lo más llano y que se hizo cuesta empinada en el minuto ocho para jugar en inferioridad casi todo el partido.

Confirmó el Sevilla en Cornellá la imagen que ha ido dando en pretemporada. Revalidó esa sensación de bloque sólido que, por si fuera poco, no hace prisioneros en ambas áreas. Con un centro de campo que no concede un solo regalo y que amalgama líneas, con dos zarpazos liquidó la prueba que supone empezar la Liga de visitante, con lo que repitió el arranque del pasado año en Vallecas, pero con menos espectacularidad y más promesa de repetir faena con frecuencia.

Y en la otra devoción de la ciudad, contratiempo tras contratiempo que se inicia en la alocada salida del portero y que acaba en que las dos veces que el rival tiró entre los palos subieron al electrónico. En el ínterin, la confirmación de la vulnerabilidad del equipo atrás. Una vulnerabilidad que arranca en la inexistencia de un medio que contenga, que se multiplica con la cruda realidad de que no está hecho el plantel para jugar con defensa de cuatro y que procede rectificar.

Todo lo demás rompió en el dolor que supone ver al equipo matarse en pos de una victoria que se le negó de forma tan injusta como inapelable. Hay que recapacitar en por qué el equipo se muestra tan vulnerable y poner remedio a la mayor brevedad. Ya sé que no estamos hablando de un partido normal, que ni normal es jugar con un futbolista menos durante casi noventa minutos ni tampoco encajar gol en cada tiro a puerta, pero no siempre será un Valladolid el rival, o sea...

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios