LA campaña electoral abierta en la medianoche del jueves resultará en esta ocasión determinante del resultado que arrojen las urnas antes de la medianoche del 25-M. Las encuestas reflejan un equilibrio tan ajustado entre las dos opciones en liza más probables (triunfo por mayoría absoluta del PP o victoria sólo por mayoría relativa, con un gobierno de coalición PSOE-IU como salida viable) que bastarían un puñado de votos y unos pocos escaños para decantar la suerte política de Andalucía para los próximos cuatro años. La presencia de un amplio sector de votantes que se definen como indecisos trae consigo que el desarrollo de la campaña pueda ser decisivo. No sólo por las incidencias que se registren, sino, sobre todo, por el manejo que los contendientes hagan de los factores que van a influir en el voto ciudadano. Los mensajes centrales de José Antonio Griñán y Javier Arenas están claros. El socialista, y actual presidente, pondrá el acento en la defensa del Estado de bienestar, puesto en peligro, en su opinión, por la reforma laboral impulsada por el Gobierno Rajoy y la política de recortes drásticos ya iniciada y con visos de extenderse. Por su parte, Arenas basa la necesidad de cambio que proclama su campaña en la dramática situación de desempleo que coloca a Andalucía a la cabeza del paro nacional y los escándalos, especialmente el caso de los ERE, que desvelan la existencia de una extensa red clientelar de carácter político y familiar en torno a la Administración andaluza. Otros elementos no dejan de tener importancia. Así ocurre con la atribución mutua de responsabilidades por la crisis que dura ya cuatro años, la falta de alternancia democrática que ha caracterizado el sistema político andaluz después de tres decenios de autonomía, el hecho mismo de que las elecciones se celebren en solitario, meses después de las rotundas victorias del PP en las municipales y autonómicas y en las generales, el malestar con el socialismo gobernante de un sector tan influyente como el funcionariado y la distinta situación interna de PSOE y PP -con incidencia en el ánimo de la militancia y el electorado más fiel- incidirán plenamente en la campaña.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios