Editorial

La decisión tardía de Díaz Ferrán

EL presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Gerardo Díaz Ferrán, anunció ayer que el día 20 trasladará a los órganos directivos de la patronal su voluntad de no agotar el mandato legal (2013) y convocar elecciones anticipadas. Aunque ha amagado con la idea de presentarse a la reelección en esta convocatoria extraordinaria, es seguro que la etapa de Díaz Ferrán al frente del empresariado español ha concluido. De hecho, la maniobra de dimitir antes de tiempo y adelantar las elecciones cabe interpretarla como una reacción ante el malestar creciente de numerosos y cualificados empresarios ante su presencia al frente de la CEOE. Varios vicepresidentes, con los que almorzó ayer, estaban dispuestos a darle un ultimátum, que no ha hecho falta al reaccionar finalmente el presidente. El detonante de este rechazo ha sido la crisis sufrida por varias empresas de Díaz Ferrán, incluyendo la bancarrota de Air Comet y la liquidación de Marsans y, especialmente, el modo en que las ha gestionado, ya que tiene pendientes varios procesos judiciales instados por trabajadores y clientes. La imagen del patrón de patronos estaba por los suelos, y eso restaba credibilidad a la organización entera, precisamente en una coyuntura (crisis, reforma laboral, negociación colectiva...) en que necesitaba más que nunca solidez y confianza. Su gestión en la CEOE tiene entre los empresarios una valoración positiva en cuanto a la transparencia, profesionalización y aumento de la representatividad, pero está irremediablemente lastrada desde hace muchos meses por los conflictos del Díaz Ferrán-empresario privado, que no ha cumplido con sus obligaciones con la Seguridad Social, sus empleados y la clientela. Al deterioro de imagen que padecen los sindicatos, puesto de relieve en la huelga general del 29-S, se añade el de la principal organización empresarial, configurando un panorama negativo en cuanto a la capacidad de interlocución social y política de dos colectivos tan fundamentales. Al menos en lo que se refiere a la CEOE, ayer se dio el primer paso para la necesaria renovación. Aunque ha tardado demasiado.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios