Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

El derbi y sus daños colaterales

El Betis fue a Bilbao con un ojo en el derbi desde una alineación que logró despersonalizarlo

Racha quebrada y donde menos se esperaba. No pudo ser lo de llegar al noveno escalón sin perder, pero es que sólo diez minutos es poco tiempo para ganar un partido. Y es que el Betis que acudió a San Mamés parecía influenciado por la cautela que proporciona estar en vísperas de derbi. Por lo pronto, la alineación parecía claramente condicionada por la proximidad de un partido que, a veces, muchas veces, acarrea daños colaterales.

No parecía el Betis ese equipo que encandilaba a base de fútbol y efectividad. En la pradera bilbaína, la tropa de Setién parecía un fantasma aniquilado por la intensidad del Athletic. Todos los balones divididos eran para los leones y en el centro del campo, la batalla no tenía color. Irse al minuto 75 sin goles en contra era como haber estado hablando con Dios toda la tarde. Los palos y un error arbitral así lo propiciaban, pero tanto va el cántaro a la fuente que acaba por romperse.

Con Tello y Durmisi en los laterales es milagroso acabar con la portería a cero. Y por esas carencias llegó el gol de Muniaín cuando ya el empate se veía buenísimo, que un buen equipo cuando juega mal empate no es cuestión menor. Pero entre que el danés dejó que su rival centrase con absoluta comodidad tras hacerse con el balón más fácilmente aún y que Tello ni siquiera le sopló a Muniain en el cogote, pues partido al limbo. Y a partir de ahí, otro Betis muy distinto.

¿Por qué tanto esperar? En el tiempo restante sólo existe el Betis, el árbitro compensa su error del primer tiempo anulando un gol como San Mamés, o sea, como una Catedral. Remates a la madera de Fabián y Javi García, algún paradón de Kepa y como dato anecdótico, otro gol de génesis parecida. El Betis fue a Bilbao con un ojo en San Mamés y otro en el derbi, un evento que suele encerrar daños colaterales, y lo peor de todo, la lesión de Júnior, porque Durmisi...

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios