Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Lo desconocido suele ser inquietante

KILÓMETRO cero para un tiempo nuevo del equipo nacional. Esta noche, en Zilina, una pequeña ciudad eslovaca, emboca España la ruta que debe darle la posibilidad de defender su título continental. Una defensa que sería en la vecina Francia y que habría de ser una especie de prueba del nueve que nos constatase si está en condiciones nuestro equipo de reeditar los éxitos que lo llevaron a la indiscutible cima del fútbol universal.

No da la impresión Eslovaquia de representar un escollo complicado en este arranque del camino. El camino hacia esa hora de la verdad es que cualquier fase final de todo campeonato continental está plagado de selecciones de nivel bajo y entre esas selecciones está nuestro rival de hoy, que aguarda en una población entre montañas al suroeste del país. Pero no es el rival, sino nuestro equipo el que verdaderamente preocupa en este nuevo tiempo que tantas incógnitas presenta.

El papelón del Mundial reciente en Brasil ha dejado muchos daños colaterales y demasiadas víctimas en las cunetas de la vida. Lo más llamativo y, a la vez, preocupante es que ya no se contará más con Xavi, el gran muñidor de ese tiquitaca que tantas alegrías nos deparó. Sin el egarense, la forma de jugar puede variar sustancialmente, pero es que otros dos actores muy principales, Xabi Alonso y Villa, también hicieron mutis por el foro y aún no sabemos cuáles serán sus alternativas.

Además preocupa qué Íker guardará la portería, si será el de antes o el de después de Mourinho. Para colmo, Sergio Ramos no estará y Piqué anda entre las murmuraciones que acarrea la política de campanario. Ítem más, la duda de un Diego Costa indiscutible en su equipo y no tanto con la selección. En fin, que hoy empieza un tiempo nuevo y como todo lo nuevo lleva en la valija una considerable dosis de inquietud y de preocupación aunque el rival sea Eslovaquia.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios