La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

En un día de vuelta a la normalidad

Estamos ante un día que recobró la normalidad perdida y que tiene una barbaridad de momentos para la memoria. Desechada aquella boutade de penitenciar a la Campana, las aguas han vuelto a su cauce, pero dejando demasiados heridos en las cunetas de nuestra fiesta mayor. Costó trabajo volver a la normalidad que es, por ejemplo, ver al Cristo de la Buena Muerte bajo el sol del Postigo y en la anochecida por la Plaza de la Contratación. Lo peor de haber vuelto a la normalidad es que San Esteban no tenga que encender la candelería en todo el recorrido. Todo tiene su peaje, pero aquel retorno a casa de la de los Desamparados ya de noche cerrada lo vamos a echar de menos. Claro que siempre nos quedará acompañar en la vuelta a esa beldad que es la del Dulce Nombre hasta San Lorenzo y siendo ya tiempo sobrado para que el gallo haya dicho que aquí estoy yo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios