La aldaba

Carlos Navarro Antolín

cnavarro@diariodesevilla.es

Los dibujos de una polémica absurda

El presidente de la Junta no debió pedir disculpas por los dibujos sin mácula de la ilustradora Miriam

El presidente de la Junta ha pedido disculpas si alguien se ha sentido ofendido por los dibujos que Miriam ha realizado durante el confinamiento para homenajear a los profesionales que se han jugado la vida en la lucha contra el virus. Se ha liado porque en una de esas ilustraciones aparecen Olga, profesional sanitaria, y Raúl, agente de la Policía Nacional. Él vela por la seguridad y ella por la salud. El problema es que él la abraza a ella. "¡Machismo!". "¡Es una actitud protectora intolerable!". Las hienas de las redes, de ambos sexos, creyeron ver la oportunidad perfecta para echar leña a la hoguera del odio. Hay gente que en ocasiones ve veladores ilegales, como gente que ve cofradías todo el año, fascistas o machistas. Ya lo dice la canción: "Cada loco con su tema". El problema es que ahora habría que modificar la letra y sería mucho más ajustado cantar "cada loco con su fobia". Resulta que la ilustradora también pintó a una mujer con mascarilla bajo un lema: "Venceremos juntos". A otra mujer con bata del SAS y mascarilla. A dos mujeres sonrientes con uniforme sanitario bajo el adjetivo: "Invencibles". A otras dos con otro adjetivo: "Valerosas. Y hasta a una doctora con bata y fonendo bajo el título "ADN de valiente". Incluso a dos hombres con sus correspondientes mascarillas bajo un título elocuente: "Compañerismo". Hay más ejemplos. Pero las hienas se quedaron con la interpretación más retorcida del dibujo que les interesaba. Que, por cierto, no tiene absolutamente nada de machista. La mayoría de las hienas no saben, porque no se han molestado en leer, ninguno de los títulos bibliográficos serios sobre la vida cotidiana en el franquismo (muy recomendable Los años del miedo, de Eslava Galán). Lean, lean más. El presidente Moreno no tenía que disculparse de absolutamente nada. Ha sido una muestra noble pero innecesaria de su moderación. Que pidan perdón quienes han demostrado tener una mente abyecta que manipula interesada y peligrosamente el concepto de la igualdad. Quieren meter en el castillo de nuestras vidas, como si fuera el regalo de los griegos, el caballo de la igualdad que en su interior esconde la perversa ideología de género. En esta España del odio y la crispación no se puede escribir, pintar o desarrollar cualquier actividad creativa sin antes pasar por la nueva inquisición laica que expide los sellos de calidad: libre de fascismo, libre de machismo o libre de micromachismo. ¿Estamos ya definitivamente locos? Ya está bien de justificarnos cada minuto. La igualdad se demuestra con obras. No con tuits ni estúpidos lenguajes inclusivos que, además, no saben emplear.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »