PESE a los buenos augurios que trajeron consigo las subidas generalizadas en los parqués europeos el pasado jueves luego de que el Banco Central Europeo anunciase que congelará los tipos de interés en el actual 0,5% (incluso abriendo la puerta a una posible bajada en el coste del dinero), el día de ayer no cerró bien para el Íbex 35. Pendientes de la publicación de los datos de desempleo en Estados Unidos, los inversores no se han dejado llevar por la euforia del día previo y han optado por recoger beneficios. La razón de su cautela reside en que los moderadamente buenos resultados del paro estadounidense han sido interpretados como posible acicate para la retitrada prematura de los estímulos al crecimiento de la principal potencia económica. Finalmente, la bolsa española perdió 133,6 unidades, quedándose en el nivel de los 7.868,4 puntos.

La sesión también estuvo marcada a la baja en las principales plazas europeas. Fráncfort cedió más de un 2%, Milán y París, en torno al uno y medio por ciento, siendo sólo Londres la que registró pérdidas por debajo del punto, retrocediendo un 0,72%.

El principal selectivo español tuvo en Sacyr Vallehermoso a su gran baluarte alcista este viernes, gracias a la subida del 3,56% de su cotización. Muy lejos quedó la empresa aseguradora Mapfre, con un escueto avance del 1,22%. Por su parte, ni el metal ni la banca tuvieron un buen día en Madrid. Si el rojo fue el común denominador de la mayoría de los valores, ArcelorMittal, Santander y Acerinox fueron los activos con la tonalidad más fuerte. ArcelorMittal perdió un 3,16%. El Santander retrocedió un 2,64%, seguido muy de cerca por la compañía de acero inoxidable Acerinox, que retrajo su cotización un 2,59%.

En el mercado de deuda, la prima de riesgo quedó por debajo del nivel de los 300, con 294 puntos básicos.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios