La ventana

Luis Carlos Peris

Sin duda, un nuevo modelo de vida

CUANDO las barbas de tu vecino veas rapar pon las tuyas a remojar, pero es que son tantas las barbas vecinales que se están quedando sin un solo pelo, que a ver cómo empapamos las nuestras. Barquinazo tras barquinazo, raro es el día que los papeles no nos desvelan una nueva ruina. La noticia de que los modistos de más prosapia de por aquí, los que partían la pana en los fastos del 92 y años posteriores, los mismos que simbolizaban el glamour más glamouroso parecen abocados al concurso de acreedores nos acongoja. Es el desplome de una torre más, torres altas y menos altas que han sido abatidas por una crisis que pide a gritos un cambio de calificación. Este calvario no puede ser una crisis y ese adjetivo crisis se queda corto, es como un eufemismo para lo que soportamos. Esto, sin duda alguna, es ya un nuevo modelo de vida al que habrá que irse acostumbrando porque a ver qué otra salida nos dejan.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios