Alto y claro

José Antonio Carrizosa

Unas elecciones especiales

LAS elecciones de hoy tienen características muy especiales. La campaña que concluyó el viernes ha demostrado que lo que nos jugamos en las urnas importa muy poco y que van a servir sobre todo para medir cómo está el patio político tras el primer año de un Gobierno de Zapatero zarandeado por la crisis. Tan especiales son las elecciones de hoy que sólo se espera en los colegios a los muy convencidos y a los muy concienciados. La baja participación prevista puede hacer buena la que se registró en el referéndum del nuevo Estatuto andaluz de febrero de hace dos años. Pero estas elecciones, tan singulares que durante la campaña hemos asistido a una auténtica antología del disparate alejada de cualquier debate político serio, tienen sin embargo una importancia fundamental porque van a señalar las tendencias del electorado con mucha más precisión que la encuesta mejor diseñada. Los resultados van a ser mirados con lupa en los estados mayores de los partidos y de su análisis se van a derivar decisiones de estrategia para los próximos meses. Esto no va a pasar sólo a escala nacional, también la traslación de los resultados a las comunidades autónomas y a los municipios va a tener su peso. En Sevilla se van a mirar con especial atención dada la complejidad del proceso político por el que atraviesa el PSOE y las dificultades objetivas para la designación de la persona que debe aspirar a la Alcaldía en 2011. Unos buenos resultados para los socialistas en la ciudad consolidarían las aspiraciones de Alfredo Sánchez Monteseirín, cada día más convencido de que tiene fuerzas y apoyos suficientes para jugar la carta de la continuidad. En cambio, unos resultados negativos se interpretarían como un castigo del electorado a la marca PSOE y a quienes la representan en la ciudad. Bien es cierto que si los resultados de hoy son malos para los socialistas la bofetada será sobre todo para Zapatero y su gestión de la crisis. Pero las repercusiones del fracaso se trasladarán a todos los niveles. Mientras tanto, no sobraría que los sevillanos echarán hoy un poco la vista atrás y reflexionaran sobre lo que Europa ha supuesto en el desarrollo de su ciudad. Prácticamente todas las infraestructuras que hoy funcionan en Sevilla se han hecho con dinero proveniente de Bruselas. Se debería haber prestado más atención a lo que nos jugamos hoy en las urnas.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios