PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Los emilios de Alfredo

EL cartero municipal electrónico está en vías de llegar a su vida sin que llame a la puerta como los vendedores de Avon. El alcalde de Sevilla ofrece una cuenta gratuita de correo electrónico a cambio de que usted reciba todos los mensajes y publicaciones que desea hacerle llegar. Le aviso de que arde en deseos de enviarle cartas de amor electoral. Cada vez que usted abra su cuenta, hete ahí a Monteseirín incansable y tridimensional mediante comunicados, boletines y folletos. La maquinaria administrativa no descansará para tenerle al cabo de la calle sobre la ciudad de las personas.

Que el Gobierno local pueda enviar información al ciudadano de modo tan directo es una opción magnífica de servicio público. Pero el gobernante quiere seguir siéndolo y para evitar que los votos le provoquen una regulación de empleo le gusta ser juez y parte de la información que produce, hasta el punto de convertirla en propaganda. El vecindario decidirá si los emilios municipales (más de Alfredo que de Carrillo) son o no como el spam.

Pero lo mejor de este asunto es el camino de vuelta. Los esfuerzos de Monteseirín (y Zoido) por estar a la última en su aproximación instantánea al ciudadano pueden ser aprovechados para enviarles directamente sus propuestas, quejas y opiniones, saltándose todo el escalafón administrativo que habría que superar en persona para llegar hasta ellos. Si usted le manda un e-mail al alcalde, éste ya no podrá alegar desconocimiento de su petición y que va a tomar cartas en el asunto, como haría antaño si usted lo tramita a través de un registro. Cuando los ciudadanos se den cuenta de la fuerza moral que otorga esa circunstancia, y que a tal velocidad de envío debe corresponderle una alta velocidad de resolución de los problemas (a modo de servicio 072), aumentará su capacidad de exigir resultados concretos. Con coger el ratón y darle a reenviar, le pueden recordar a diario al alcalde el consabido "¿qué hay de lo mío?".

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios