La aldaba

Carlos Navarro Antolín

cnavarro@diariodesevilla.es

Un empresariado cobarde

A mi Juan le han birlado la cartera en Fomento y le han dado gato (puente) por liebre (túnel) en la SE-40

Ami Juan le han birlado los túneles de la SE-40 en la bulla de la pandemia. El algarrobo del Gobierno, el ministro Ábalos, le ha robado la cartera al alcalde mientras le susurraba al oído promesas de un puente alternativo. Tururú. ¿Con qué dinero y cuándo se levantará el puente? ¡Si todavía no sabemos hasta dónde nos tendremos que agachar para recibir el dinero europeo! ¿Me estás hablando de qué puente, Vicente? Lo peor no es que los políticos cambien de opinión como el que cambia de cromos. Eso lo tenemos amortizado. Lo malo es que los empresarios reivindicativos dejen de serlo de pronto. Como si en vez de mascarillas llevaran bozal. No es que no tengamos sociedad civil en Sevilla, es que tenemos un empresariado la mar de cobarde cuando llega la hora de la verdad. Malos tiempos para todos. Silencio, silencio, que vivimos de los contratos públicos. En una sociedad normal habría tres, cuatro o cinco candidatos a presidir las patronales. Aquí siempre está el mismo. Mi dilecto Paco Herrero (un saludo, don Francisco) con su traje perfectamente planchado. Y poco más. Cada vez que hay un álbum de un acto social me entretengo en buscar a Paco Herrero. Si no aparece lo llamo de inmediato por teléfono a ver si está malo. Sevilla es maltratada en los presupuestos públicos de todas las administraciones desde que acabó la Exposición Universal. Nos hemos acostumbrado. Que no se mueva un varal. Nace una plataforma como Sevilla Ya y resulta que tiene menos fuerza que una Mirinda abierta el Viernes de Dolores. En realidad se equivocaron en el nombre de la susodicha entidad. Es la plataforma Sevilla Ya Estás Callada. Porque aquí apreciamos mucho el silencio. No hay una ciudad donde la gente se señale menos que en Sevilla. En los colegios se debe enseñar desde pequeño el tú no te vayas a desmarcar del redil que después tienes problemas. Y así nos va. Aquí desde que rebajaron de categoría al Sevilla de Cuervas y José María del Nido no ha habido una manifestación en condiciones. Y eso que fue en agosto. La gente volvió de las playas para protestar. Sólo nos mueve el fútbol. ¿Túneles? Para qué queremos túneles si están muy oscuros. Y ya veremos si el puente es viable. Seamos positivos, porque al menos tendremos tema del que escribir durante varios años, como pasó con la Encarnación, la línea 1 del Metro o Tablada. Años y años de análisis. En muchos casos para nada. En esta ciudad cualquier infraestructura seria cuesta décadas de esfuerzos, silencios, dimes y diretes y fracasos. Todos callados y a luchar por los cuatro contratos que quedan. ¿La ciudad? Es preciosa, preciosa. Y mi Juan da gusto saludarlo. Ay, mi Juan no vayas más a Madrid.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios