El enigma de Ciudadanos

El mensaje de que quien se mueve no sale en la foto ha quedado muy claro en la candidatura de Ciudadanos

Hasta que se ha publicado oficialmente, ha sido un enigma. Sólo confirmaron que estaría encabezada por Álvaro Pimentel. La lista de Ciudadanos es muy importante para el futuro municipal de Sevilla. Con ellos intentará pactar el PP de Beltrán Pérez para conseguir una mayoría alternativa y superar a la izquierda. Pero puede ser que el PSOE de Juan Espadas también busque el apoyo de Ciudadanos, aunque sea puntual, para gobernar en minoría mayoritaria. Dependerá de los resultados. También de lo que consiga Adelante Sevilla (nombre con el que se presentan Unidas Podemos), así como Vox, que es otra incógnita. La lista de Ciudadanos confirma que no encontraron su Manuel Valls sevillano.

No hay ningún fichaje importante, ningún independiente, ninguna aportación significativa de la sociedad civil. La lista se nutre del aparato del partido. La mayor novedad es Francisco Yoldi, ex hermano mayor de Montserrat, que va en el puesto séptimo, y que tiene difícil ser elegido. Detrás de Pimentel figuran Miguel Ángel Aumesquet, Amelia Velázquez, Lorenzo David López e Inmaculada Ocaña, que son conocidos en Ciudadanos por su gestión como coordinadores, pero que tienen escasa proyección pública.

Las desavenencias entre el grupo municipal y la estructura interna de Organización del partido han tenido dos consecuencias obvias: de un lado, que han preferido contar con personas de confianza del aparato interno, subrayado con la presencia simbólica de Virginia Salmerón cerrando la lista; y de otro, que se han cargado al grupo municipal completo.

Ya anunciaron que no seguiría el ex portavoz, Javier Millán, que ha pasado a ser delegado provincial de la macroconsejería de Juan Marín. El número 3 en 2015 fue Javier Moyano, que dimitió y se ha retirado de la política. Pero sorprende el trato recibido por el actual portavoz y número 2 de la lista electa, Francisco Fernández Moraga, que tampoco ha sido incluido. Moraga se postuló públicamente para seguir y está lidiando los últimos coletazos del grupo municipal. Es un concejal joven, al que frenan en seco. El otro concejal que tiene Cs ahora, Pablo Díaz, fue jefe de gabinete de Millán, por lo que no se esperaba que siguiera, visto lo visto.

El mensaje de que quien se mueve no sale en la foto ha quedado muy claro. También que Álvaro Pimentel es cabeza de lista y candidato, pero no dispondrá de un equipo de confianza formado por él. Ahora se trata de salvar los muebles y de pactar, según los resultados. En el PP están contentos y en el PSOE también.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios