Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Sin tanto error arbitral quizá el Betis seguiría vivo

ESTÁ clarísimo que el Betis, por siempre Real Betis Balompié y no un cualquiera, no se va a los avernos por culpa única y exclusivamente de los árbitros, claro que no. Quien crea que han sido los esbirros de Sánchez Arminio los autores del desaguisado está tan errado como esos que niegan que éstos hayan contribuido de forma especial para acrecentar los indudables errores de planificación que, sin duda, se perpetraron en el verano.

Han sido demasiado groseros y abundantes los errores arbitrales como para no darles la cuota de culpa que atesoraron en la campaña más desmañadamente planificada que vieron estos ojos que ha de comerse la tierra. Ocurre, sin embargo, que, muy posiblemente, sin esas arbitrariedades tan contrastadas pudiera ser que el Real Betis Balompié no estuviera tan condenado como está y, claro, tampoco debe por qué llegar ayuda exógena alguna para precipitar el deceso.

La gota última ha sido el errático arbitraje de nuestro representante arbitral en el próximo Mundial. Eso de convertir el derbi en un miniderbi de menos de media hora de duración es un hecho insólito en la historia del fútbol según Sevilla. El hombre, de dos plumazos, subvirtió el partido hasta volverlo como un calcetín. Y pasa que todo eso da pie para que el bético se queje y no tanto por ser contra quien fue, sino por la cantidad de veces que se ha repetido dicha milonga.

Expuesto lo anterior, ¿quién duda de que mucho se habrá hecho mal en el Betis para pasar de entrar en Europa con la gorra a irse a Segunda de la misma guisa? Pues claro que se han hecho mal las cosas, horripilantemente mal desde la dictadura de un Bosch que rompió en nefasto a cuantos han ocupado sitios de relevancia en el club. Claro como el agua clara, pero sin penaltis fuera del área o inexistentes y expulsiones injustas quizá estaría peleando con argumentos de salvación.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios