Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Antes del escaparate, compromiso firmado

TIENEN nulo futuro las actuaciones paternales en el metalizado mundo del fútbol, por lo que da la impresión de que los clubes habrán de darle un giro a sus filosofías de vida para apostar por el pragmatismo más crudo. Viene a cuento por el fracaso sentimental que supone la marcha de un futbolista de cantera no más aparece en el escaparate del primer equipo y eso se ha producido reiteradamente en este Betis que vuelve a ser Eurobetis.

Cañas se ha ido a la primera oferta interesante, pero Cañas le ha dado al club que lo formó dos o tres temporadas de un fútbol aceptable. Es recíproco que si usted me ha dado campos, duchas, botas y balones con los que hacerme futbolista, yo corresponda con un tiempo de rendimiento en el primer equipo. Luego está claro que el porvenir hay que intentar cimentarlo y si viene alguien con las bases para esa cimentación de futuro no hay otra salida que decir que sí.

Sin embargo hay otras circunstancias que no benefician en nada a una filosofía de cantera y ahí están al alimón los saqueos de infantiles y juveniles junto a esos futbolistas que al poco de ser expuestos en el escaparate del primer equipo dicen adiós muy buenas. Incluso hay algunos que se van con lágrimas en los ojos y haciendo protestación de fe verde, blanca y verde. Por supuesto que el futuro debe asegurarse, pero el club también debe asegurarse de que eso no volverá a pasar.

Recuerdo un caso de hace más de treinta años. Miguel Muñoz subió inopinadamente a Nimo al primer equipo, el chico triunfó y luego pasó las grandes duquelas Eugenio Montes para retenerle mediante ficha profesional. ¿Qué debe el Betis hacer para que no se repitan los casos de esos grandes béticos que dicen ser Adrián y Pozuelo? ¿La solución? Pues por muy dura que parezca la de que si no firma un compromiso no hay debut en Primera. No creo que quepa otra salida.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios