JULIÁN SOBRINO SIMAL

Profesor de la Universidad de Sevilla

El espacio público o lo público del espacio

Los espacios públicos históricos de Sevilla constituyen un magnífico patrimonio cultural

Coincidiendo con el Día mundial de la Arquitectura el Colegio de Arquitectos de Sevilla ha elegido como centro de reflexión el espacio público, temática que desarrollaré en este artículo. El espacio público en Sevilla se ha estructurado a lo largo de la historia mediante lógicas y estrategias comunes a las civilizaciones del Mediterráneo. Siguiendo a la arquitecta-urbanista François Choay podemos distinguir en la ciudad una evolución compleja marcada por la protociudad arqueológica de las preexistencias fundacionales (lugar y trama), el espacio de contacto medieval (contigüidad y proximidad), el espacio de espectáculo renacentista y barroco (teatral y representativo), el espacio de la primera industrialización (circulación y producción) y el espacio de la modernidad (conexión y desagregación). En el espacio público de nuestro tiempo se producen nuevos protoespacios como resultado del cambio de civilización, marcado por la redefinición de las infraestructuras, los sistemas digitales de control de la información, la movilidad compleja y permanente y la necesidad de recuperación y reciclaje de las obsolescencias.

Los espacios públicos históricos de Sevilla constituyen un extraordinario patrimonio cultural, adquieren su plena comprensión a partir de su contextualización cultural diacrónica como Paisajes Históricos Urbanos. Siendo estos espacios, en los que se insertan territorialmente iniciativas de todo orden, los espacios públicos de la contemporaneidad como resultado de las diversas funcionalidades (políticas, territoriales, económicas, simbólicas, culturales) y, todo ello, en unos complejos escenarios en los que se pueden observar diferentes procesos de resignificación.

¿En qué factores nos tenemos que fijar para poder componer este retrato multiforme del espacio público sevillano? ¿Cuáles son las claves del éxito de los espacios públicos: su historia, su diseño, su morfología, su construcción, sus equipamientos o sus usos? O tal vez, la suerte de esos espacios esté en sus usuarios, sus cuidadanos, como dicen en la Casa del Pumarejo. Por tanto, ¿es más importante la dimensión física o la organización social del espacio?

Las políticas actuales sobre el espacio público en Sevilla deben recoger esta dimensión del espacio público como lugar de enlace, de conexión, de representación y de socialización. Hoy, en la era digital, el espacio público debe ser reconocido como un eco-socio-sistema fundamental para la vida de los ciudadanos y deben generarse líneas de acción e inversión que reequilibren las desigualdades socioterritoriales, que corrijan los efectos especulativos del mercado del suelo y del turismo, que devuelvan la centralidad social a los lugares de encuentro, que concilien la ciudad-pasado con la ciudad-presente y que sean diseñados desde la arquitectura humanizada y sostenible.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios