Desde mi córner

Luis Carlos Peris

El 16, estímulo para Diego Capel

El almeriense debe encontrar en la camiseta de Puerta el acicate con el que volver a su progresión natural

SENSIBILIDAD en perfecto estado de revista. Las cosas se hacen tras la recapacitación, pensando lo que se hace y no haciendo lo primero que viene a la mente. La Liga de Fútbol Profesional no accedió a que se retirase el dorsal 16 del Sevilla y no cabe otra que adjudicárselo a alguien que tenga cierto paralelismo con su dueño anterior. El dueño a que nos referimos se fue para siempre va a hacer dos años y lo lógico, lo naturalmente lógico, es que dicha camiseta la herede Diego Capel, que juega donde jugaba Antonio Puerta y que, como Antonio Puerta en su día, representa ahora una síntesis de valores sevillistas.

En un equipo con tan pocos canteranos en su alineación, el dorsal 16 tenía que portarlo un representante de aquello que simbolizaba Antonio, el sevillismo desde la cuna. No quiere decirse que Diego naciese sevillista, que el muchacho siempre confesó su vocación madridista, pero en la actualidad es, con Jesús Navas, el paradigma de lo que se cuece a diario en la carretera de Utrera. Diego simboliza en estos momentos lo que cualquier niño sevillista quisiera ser de mayor y más ahora que va a llevar en la espalda ese número que figura ya en la simbología del club, en los apartados más entrañables y dignos de los cien años largos que el Sevilla tiene de vida.

Y como, además, en el Sevilla apenas se da puntada sin hilo, esa camiseta puede servir de acicate para que Diego explote de una vez en el futbolista que lleva dentro. El curso pasado se le fue crudo, entró en una dinámica de fútbol mentiroso que le apeó de la élite y de la titularidad, su progresión se estancó y muchos temieron por su futuro. Ahora, con el 16 queridísimo a la espalda, esa proyección puede, debe, reaparecer para bien de Diego y, por supuesto, del Sevilla. Creo, por tanto, que la medida de nombrar a Diego Capel heredero de la camiseta de su recordado Antonio Puerta es como una magnífica jugada en la que todos saldrán ganando.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios