la ciudad y los días

Carlos Colón

Una feria muy moderna

EL historiador Eric Hobsbawm propuso llamar "invención de la tradición" a las prácticas de naturaleza simbólica que intentan transmitir unos determinados valores o normas de comportamiento por medio de su repetición ritual, creando en los momentos de transformaciones traumáticas una sensación de continuidad con un pasado idealizado. Tradiciones antiguas profundamente transformadas o novedades revestidas de un ropaje tradicional que las hacía parecer antiguas sirvieron a los estados modernos, en la segunda mitad del siglo XIX y los primeros años del XX, para mantener la cohesión social y legitimar nuevas instituciones o situaciones sociales que se presentaban como una positiva modernidad vinculada a un pasado y una tradición que las legitimaba. Y a los ciudadanos les servía para orientarse como colectividad en un mundo agresivamente moderno y vertiginosamente cambiante.

Tengo para mí que la Semana Santa sevillana es una antigua tradición "reinventada" a mediados del siglo XIX; y que la feria, creada en esos mismos años, es una invención revestida de abalorios tradicionales.

Gustavo Adolfo Bécquer, en dos artículos publicados en marzo y abril de 1869, es un testigo privilegiado de esta reinvención y de esta invención. De la Semana Santa de Sevilla escribió: "Sus célebres cofradías, más bien que la continuación de las tradiciones, son una restauración con todos los accidentes propios de este género de obras. Habiendo atravesado al par que las demás de España una larga época de decadencia, han salido de ella merced no tanto al fervor religioso que las dio vida como al espíritu de especulación y vanidad que las mantiene en el grado de esplendor en que se hallan".

Sobre la feria hace observaciones de asombrosa lucidez que harían las delicias de Eric Hobsbawm, al refrendar sus tesis casi con sus mismas palabras. Tras oponerle las ferias de Mairena y Ronda, la romería del Rocío o la vuelta de las hermandades del Cristo de Torrijos como "costumbres andaluzas en toda su pureza que revelan la genialidad propia de un pueblo tan digno de estudio", escribe de la feria: "Sobre las ruinas de las tradiciones típicas y peculiares de Andalucía, de sus renombradas ferias, de sus características diversiones y pintorescas zambras, se ha levantado la feria de Sevilla, que obedeciendo a un pensamiento ecléctico, quiere unir y armonizar lo que se va con lo que viene, la tradición con las nuevas ideas. La feria de Sevilla es muy moderna; es, propiamente dicho, una feria oficial creada de la noche a la mañana por la voluntad del municipio". Fino observador, además de gran poeta.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios