EL viernes concluyó una nueva semana de éxito en el Íbex 35, que pasó en el último mes de encontrarse por debajo de los 7.700 puntos para inaugurar agosto asomándose a la barrera de los 8.600. En la jornada de ayer, la Bolsa española subió un 0,4%. El Íbex avanzó 33,8 unidades para cerrar en los 8,574 puntos. Así, el parqué madrileño pudo ganar en lo que va de semana un 2,64%.

Pese a terminar al alza, el de ayer fue un día agitado. Hacia el mediodía se conocía el resultado del desempleo en Estados Unidos, que registraba una caída de dos décimas (del 7,6% al 7,4%) y creaba en julio 161.000 puestos de trabajo. No obstante, al ser una cifra menor a la esperada, Madrid incurrió en pérdidas y cedió el nivel de los 8.500 puntos. A su vez, el Fondo Monetario Internacional (FMI) empeoró las previsiones de crecimiento para España, cuyo Producto Interior Bruto (PIB) no crecerá por encima del 1% hasta 2018, mismo año en el que su déficit logrará estar por debajo del 3%. El organismo dirigido por Christine Lagarde recomendó también al país una rebaja salarial del 10% para crear empleo.

Las malas noticias no desanimaron a los inversores, por lo que el parqué madrileño pudo recuperar el tono positivo en la tarde, de la mano de la prima de riesgo y de la revalorización de algunos de los más importantes valores del Íbex 35. En el principal selectivo español, IAG lideró las ganancias, con un ascenso del 7,1%, secundado por FCC, con el 6,6%. Cayeron Sacyr Vallehermoso y Técnicas Reunidas, un 2,29% y un 1,5%, respectivamente. La prima de riesgo mantuvo su tendencia a la baja, cerrando en 292 puntos básicos.

En el resto de bolsas europeas, sólo París pudo terminar en verde, con una ganancia del 0,07%. Fráncfort, Milán y Londres perdieron un 0,05%, un 0,24% y un 0,51%, respectivamente.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios