crónica personal

Pilar Cernuda

Todos los frentes abiertos

LA última sesión de control al Gobierno se ha celebrado en un edificio, el Congreso, literalmente tomado por manifestantes entre los que se encontraban multitud de policías que protestaban por las medidas de ajuste que afectan a los funcionarios. El día anterior eran bomberos los que se sumaban a los manifestantes. El Gobierno se ha apresurado a dar cierta marcha atrás al decidir que la supresión de una paga extraordinaria no afectará a los funcionarios que cobren menos de mil euros, lo que ha provocado la reacción de colectivos en los que es habitual el mileurista que ni tiene pagas extraordinarias ni un puesto de trabajo fijo, a perpetuidad.

Rajoy tiene todos los frentes abiertos, incluido el militar, con asociaciones que han expresado su rechazo más profundo a las medidas salariales que anunció el Gobierno la semana pasada. Madrid es convertido en un caos por los cortes de tráfico en las principales vías organizados por los funcionarios convocados a través de las redes sociales, y los sindicatos advierten que antes de fin de año se producirá al menos una huelga general. Que ya se ocuparán de que sea más amplia que la que le organizaron a Zapatero, la famosa huelguita con la que pretendían lavarse la cara tras permanecer quietos ante la inoperancia del anterior Gobierno.

Por Bruselas se comenta con naturalidad que podríamos estar en la antesala del fin del euro, lo que sería la ruina para la Eurozona pero sobre todo para los países en precario, como España. Un escenario que rechaza Merkel, cuyo ministro de Economía, Schaubel, está echando a España más manos que la canciller, pero nada puede hacer si Merkel no quiere dar las indicaciones oportunas al Banco Central Europeo para que compre deuda española, única manera de conseguir que el Íbex baje inexorablemente mientras la prima de riesgo sube también inexorablemente.

Estamos mal, no podemos engañarnos, aunque siempre son bienvenidas noticias como la liberación de Ainhoa Fernández tras nueve meses de secuestro en Mali, o palabras de ánimo como las de Vicente del Bosque cuando recuerda que hemos salido de peores situaciones. El problema es que ahora no somos libres para tomar decisiones, ya que compartimos moneda y destino con una veintena de socios europeos.

Sólo recuperaremos terreno si metemos mano al derroche autonómico, lo dicen fuera de España y también los que conocen bien la situación desde dentro de España. Pero hay gobiernos autonómicos que no están por la labor y además quieren confundir a sus ciudadanos con el mensaje de que Rajoy pretende restar soberanía a las autonomías. No van por ahí los tiros. Lo que se pretende es poner coto al gasto indecente de algunos gobiernos irresponsables.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios