desde mi córner

Luis Carlos Peris

Qué ganas había de Betis-Sevilla

La sobredosis de partidos de interés alto en esa jornada inaugural hace temer por un horario infrahumano

TELA del telón cómo se las ha gastado el sorteo de la Liga y parece como si hubiesen accedido en Madrid a las ganas de derbi que había por aquí. Para empezar, si no quieres caldo, derbi y en plena canícula, que a ver los cabezas de huevo que manejan nuestro fútbol qué horario imponen. Lo normal es que sea de noche, pero tiene el Betis-Sevilla con que se inicia la Liga una competencia no ya desleal, pero sí muy fuerte. Aquí, y por mucho que clame Del Nido en el desierto, en los horarios buenos tienen prioridad los dos de siempre y no olvidemos que el Barça juega en Málaga y que el Madrid recibe a uno que cuenta mucho, Athletic Club.

Me temo un derbi en horario diurno y eso sería un torpedo en la línea de flotación del fútbol según Sevilla en general y del anfitrión en particular. Queda mucho para ese tercer domingo de agosto, más de un mes, pero me pongo en lo peor y no quiero ni imaginarme un partido en Sevilla a cuarenta grados a la sombra. Inhumano para el futbolista y peor aún para el espectador; al menos, el primero cobra por hacer lo que le gusta mientras que el espectador paga por ver el espectáculo que le apasiona, pero en unas condiciones soportables. Osasuna-Valencia, Málaga-Barça, Madrid-Athletic, Real Sociedad-Atlético... demasiadas cuerdas para que el derbi suene a modo.

Dicen, y es verdad, que el calendario está dirigido para que, sobre todo, los Madrid-Barça se jueguen en fechas a propósito. Y ni siquiera eso ha salido bien, pues la cita del Bernabéu coge al Barça en pleno Mundialito y ya intoxica la hagiografía madridista con que no se contempla el aplazamiento. Otra particularidad es que el Betis acaba la Liga en el Camp Nou y que el domingo de Feria juega el Sevilla en el Bernabéu y visita Heliópolis el Atlético. Claro que en el plano doméstico todo queda ensombrecido por esas prisas en que haya derbi y en el temor de que los que manejan la barca programen el partido a una hora que de siempre estuvo prohibida en Sevilla.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios