LA primera en la frente. Hit arrancó de la peor manera posible. Sin llegar siquiera al millón y medio de espectadores ni a la media de la cadena. Un 8% de cuota de pantalla es muy poca cosa para un programa que pretendía ser uno de los puntales de la temporada. Lo peor es que la cosa tiene muy mal arreglo. Hit apunta igual que El pueblo más divertido o Todo queda en casa, que a partir de la cuarta semana tuvieron que cambiar de horario, uno a lo más profundo de las madrugadas, el otro a la invisibilidad de las matinales.

La primera en la frente. Y duele decirlo. TVE apenas ha podido disfrutar de su holgada victoria de la Nochevieja. Quedan, eso sí, los titulares. Queda el recuerdo de esa parodia inolvidable de José Mota desdoblándose en Pablo Iglesias y Esperanza Aguirre bajo el formato de Masterchef.

Flor de un día. La comparecencia de Sergio Dalma, Vanessa Martín y el maestro de ceremonias Jaime Cantizano se cayó con todo el equipo. ¿Dónde estuvo el problema? ¿Acaso el público no encaja bien que un programa que en principio se debe asemejar a una gala esté tan editado? ¿Acaso el público al que va dirigido tiene muy poco que ver con el que ve los viernes por la noche La 1?

Veremos lo que pasa con Víctor Ros, el primer estreno de ficción de la temporada. Pero lo que está claro es que a La 1 le sobran noches y le faltan programas. Los sábados y los domingos los salva con cine, y los jueves, con Cuéntame. Poca cosa para auparse en ese liderazgo, o al menos una competitiva remontada ante la competencia de las dos grandes privadas, que tanto ansía para este nuevo año recién iniciado.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios