La gran boda

Cortarán el tráfico y cerrarán la Catedral de Sevilla. El fútbol multimillonario es la nueva aristocracia

Hoy vivirá Sevilla otro día histórico. Y no porque tome posesión el nuevo Ayuntamiento, para los próximos cuatro años, con el alcalde Juan Espadas, que será reelegido. Es porque se casan Sergio Ramos y Pilar Rubio en la Catedral. Otro gran sábado, después de que viniera el rey Felipe VI dos semanas consecutivas para la final de Copa y el desfile de las Fuerzas Armadas. En esta ocasión no vendrá el Rey, pero el evento es la boda del siglo XXI. Este Sergio Ramos es el mismo que pedía perdón en el estadio Sánchez Pizjuán cuando le marcaba un gol al Sevilla, mientras era fuertemente abucheado. "No le perdonan", decían los cronistas deportivos en las radios y las televisiones. Pues ya ven. Cortarán el tráfico y cerrarán la Catedral. El fútbol multimillonario es la nueva aristocracia.

A la boda de Sergio Ramos y Pilar Rubio vendrán celebridades del máximo nivel, entre los que anuncian a David Beckham y su esposa Victoria la Spice Girl, o a Gerard Piqué y su esposa Shakira. Por supuesto que estarán Florentino Pérez, Zidane y muchos jugadores y ex jugadores del Real Madrid. Y del Sevilla, claro. Y Joaquín, el del Betis. También se ha anunciado a los seleccionadores Vicente del Bosque y Luis Enrique. Este último me parece más raro, pues si padece un problema familiar grave y no se pudo sentar el lunes en el banquillo de la selección española, resultaría extraño que acuda a la boda del siglo. Pero no van a faltar famosos de todo tipo.

Una boda de semejante porte estará jalonada de excentricidades. Se rumorea una presunta sorpresa, con el gran grupo de heavy rock AC/DC, del que es forofa la novia, que actuaría en la finca de Bollullos de la Mitación, transformada en un parque temático (¿a qué les suena?), en plan Villa Coachella. También se ha filtrado que los invitados deberán acudir con tatuajes (temporales) de un unicornio rosa. Así estarán debidamente identificados y ningún intruso se colará hasta la cocina, lo que sería lamentable para un defensa central de su categoría. La cocina será para el chef Dani García. El evento está coordinado por una agencia catalana que se llama La Puta Suegra, vaya nombrecito.

Esta gran boda, que podríamos considerar digna del frikismo más chic, ha eclipsado a la toma de posesión de Juan Espadas como alcalde de Sevilla. ¿No se pudieron casar otro día? Pues no, porque Sevilla es una ciudad tan de moda que puede con todo. A la vista está. Soporta lo que le echen. Y lo mismo aparece en las revistas más glamurosas del lujo que en los informes de Cáritas sobre los barrios más pobres de España. Con razón se dice que es una ciudad dual. Entre el cielo y el suelo, con los eternos contrastes de pareceres.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios