La ciudad y los días

Carlos Colón

ccolon@grupojoly.com

Los más guarros son los pavimentos

Primero se ponen pavimentos porosos y guarros además de horrorosos. Después se licitan servicios para limpiarlos

Maravilloso titular nuestro de ayer: "Lipasam licita un servicio especial de limpieza de manchas incrustadas en el pavimento". Me recordó la conocida anécdota del embajador inglés y Serrano Suñer. Siendo en la posguerra la Embajada británica blanco de manifestaciones y apedreamientos espontáneos, llamó el cuñadísimo al embajador ofreciéndole más policías. "No me mande usted más guardias -le respondió-, prefiero que me envíe menos manifestantes". Porque la mierda incrustada en el pavimento tiene que ver con la guarrería de no pocos ciudadanos o las cerdadas de los mozos de la movida de bar o de bolsa, pero sobre todo con el pavimento poroso además de feo. Como el embajador, Sevilla podría decirle al Ayuntamiento: "no me mande usted más servicios especiales de limpieza, prefiero que me ponga mejores pavimentos".

Desde que empezó esta peste de las losas sobre todo grises, pero también amarillas pollo de Simago (Alameda) o beige caca suelta (San José y Santa María la Blanca), estaba claro que además de guarrear las calles estéticamente las guarreaba físicamente. Bastan pocos días, sin talluditos Manneken Pis de la movida ni vecinos incívicos, para que aparezcan los churretes. Pasen por la Magdalena, hace poco terminada, y lo verán. Este Ayuntamiento y sus predecesores de todo color político, porque los atentados contra los pavimentos empezaron con el PA-QEPD allá por 1994, cuando se dejó la plaza de la Virgen de los Reyes "toa enlosetá" cargándose de paso el diseño original de la fuente de Lafita al mutilar su gran círculo con dibujos de chinos lavados, busca ahora solucionar el desastre que él ha provocado y tan guarra tiene a Sevilla. Porque a la basura volumétrica que puede limpiarse se suma la incrustada en estos pavimentos que son, en sí mismos, basura.

Se decía en nuestra información que la inversión alcanza los 2.505.878 euros, a los que deben sumarse los 400.000 aprobados esta semana para consolidar este programa de medidas extraordinarias de limpieza y los 423.742 de la experiencia piloto ahora licitada para el lavado intensivo de pavimentos. Y se invita a cumplir con la ordenanza de limpieza a propietarios de perros, gamberros meones y cuantos tiran "chicles, aceites, y otros residuos que manchan el pavimento". Pero esta es solo una parte del problema. La fundamental son los guarros pavimentos atrapa churretes.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios