La ciudad y los días

Carlos Colón

ccolon@grupojoly.com

La herencia más importante

Los sevillanos transmitimos estas devociones como la más importante herencia

Ese hombre que camina ante el que hoy te presentarán después que tu tío abuelo te bautice es Jesús del Gran Poder. Su ternura es tu consuelo, su cansancio es tu fuerza, su derrota es tu victoria, su muerte es tu redención, su resurrección es tu vida eterna, su palabra es la única de la que te podrás fiar total e incondicionalmente, los caminos que llevan a su casa de San Lorenzo son los únicos abiertos cuando la vida los cierra todos, como la Macarena es la única luz que permanece encendida cuando todas se apagan. Por eso los dos salen en la madrugada derrotando oscuridades y convocando amaneceres. No habrá para ti pérdida total ni oscuridad absoluta si nunca te sueltas de sus manos.

La Iglesia que te ha abierto hoy sus puertas es Jesús continuado en medio de nosotros, Jesucristo derramado y comunicado a los hombres, la nave que nos lleva seguros, el redil bajo cuyo techo nos cobijamos, la columna de la Verdad en la que sólidamente nos apoyamos, como escribe Henri de Lubac en el libro más emocionante, cálido, hermoso y sabio que sobre la Iglesia se haya escrito, su Meditación sobre la Iglesia que, tras los Evangelios y junto a San Juan de la Cruz, Santa Teresa y Pascal, es todo lo que necesitas para sentir y aprender leyendo lo que sentirás y aprenderás contemplando las sagradas imágenes de nuestra devoción. Porque estas imágenes son Evangelios, teología, mística y predicación esculpidas.

Si Fray Luis de León escribió que "los nombres que en la Escritura se dan a Cristo son muchos, pero los principales son diez, en los cuales se encierran y se recogen los demás", en nuestra familia los principales son cinco: Gran Poder, Jesús Nazareno, Calvario, Jesús del Silencio en el Desprecio de Herodes y… Esperanza Macarena, sí, porque Ella es reflejo de la gloria de Dios en el rostro de su Madre. Pídeles y te darán; búscalos y los encontrarás; llámalos y te abrirán. Porque está escrito que quien pide recibe, quien busca encuentra y al que llama se le abre.

Hace ya muchos años, con el pueblo de Sevilla como testigo, pronuncié mi testamento sevillano diciéndole a tu padre y a tu tío y padrino, entonces niños, que estas devociones son la más preciosa e importante herencia que los padres sevillanos dejamos en manos de nuestros hijos para que las transmitan a los suyos. Hoy ha llegado esa hora. Nada más necesitarás, María, para vivir con dignidad, libertad y amor tu vida.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios