Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

En la hora de reconocer a un gran bético

Crucial en el proceso de liberación del Betis, la figura de Adolfo Cuéllar cobra gran importancia

Todo llega en esta vida y después de muchos años sin que nadie se diese por aludido, Adolfo Cuéllar, el personaje más trascendente en la contemporaneidad del Real Betis Balompié, da el paso. Desde que en el Betis comenzó la lucha por su supervivencia en libertad surgió un concepto que hizo furor en cierta clase periodística, la del entorno. Que el Betis perdía, la culpa era del entorno; que ganaba, pues lo lograba a pesar del entorno.

¿Y quién era el dichoso entorno? Lo cierto es que bajo el viejo modelo de tirar la piedra escondiendo la mano, nadie le ponía nombre y apellidos. Se les llegaba a tildar como ejercientes de prácticas dudosas de guante blanco, y como pista más audaz la de portadores de sempiterna corbata y gomina imprescindible para su atildamiento, pero ni un nombre. Se imaginaba, pero nada, ni un solo nombre con el que identificar a un entorno que ya hasta alguno escribía con mayúscula.

Había hasta quien mostraba su vis cómica llamándole entonno, mayormente con ganas de ridiculizar, aunque sin éxito. Bueno, pues al fin se oficializan más detalles tras unas declaraciones del hombre que ha ido manejando tiempos y estrategias en el largo proceso de liberación del Real Betis Balompié. Adolfo Cuéllar Portero, hijo y nieto de dos Adolfo Cuéllar de indudable importancia en la historia del Betis, ha dicho aquí estoy yo calificando de injusticia enorme la cosa.

Y aparte de injusticia hay que hablar también de juicios sin fundamento y ciertamente ridículos. Ahora que se sabe algo más de dicha estulticia hay que resaltar la figura de Adolfo Cuéllar y de cuantos han intervenido en la gestión de pacificar un club harto de dar tumbos por falta de una dirección coherente. Una pacificación que no ha llegado aún a su fin a causa de algunos egos crónicos, pero que se ha puesto en el buen camino gracias a personajes como Adolfo Cuéllar y otros.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios