La ventana

Luis Carlos Peris

De cuando huele Triana a hierba recién cortada

ESTABA agradable la mañanita de domingo y olía a gloria por Triana, con sus calles alfombradas de hierbas recién cortadas cuando el paso del Niño Jesús embocaba San Jacinto desde Rodrigo de Triana. Un poco después, las santas alfareras Justa y Rufina, luego la Pura y Limpia para rematarse el cortejo con el Santísimo, con ese Corpus Christi que Triana ya celebraba en domingo cuando todo el orbe católico lo conmemoraba el jueves anterior. Sabor a pueblo por el arrabal y guarda, con mucho paisanaje diseminado por su urdimbre urbana y una barbaridad de trianeros que volvían del exilio doloroso para reencontrarse con el Corpus, con su Corpus, con esa tradición que convierte este domingo en uno de los pilares festeros de Triana. Junto a la mañana de Viernes Santo y a la de salida de las carretas, esta mañanita de domingo se reconvierte Triana en más Triana que nunca y, además, hay que ver cómo olía Triana.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios