El parqué

Pablo Cumella

La incertidumbre griega

EL Íbex cedió ayer un 1,54% en una jornada marcada por el descalabro de Dexia y el anuncio de que la entidad recibirá una nueva ayuda del Estado, si bien el selectivo mantuvo la cota de los 8.200 puntos, a pesar de las pérdidas registradas en los bancos cotizados, sobre todo en el Santander y BBVA.

En concreto, la entidad presidida por Emilio Botín se dejó un 1,53%, en tanto que BBVA cerró la jornada con una reducción de su valor del 1,06%. Bankinter, Caixabank y Bankia completaron el desplome de los títulos bancarios, al anotarse pérdidas del 3,05%, 2,78% y 1,64%. Las mayores caídas estuvieron protagonizadas por Sacyr (-6,94%), Gamesa (-5,29%) y Ferrovial (-5,07%). Abengoa se anotó la segunda mayor pérdida del día, con un recorte del 5,74%.

Los rumores reavivados de una quiebra de Grecia tras el reconocimiento del país heleno de que no cumplirá con el ajuste presupuestario exigido por Bruselas y la previsión de Goldman Sachs de que España entrará en recesión pesaron en el ánimo de los inversores. Sólo se salvaron de los recortes FCC (+2,77%), Mapfre (+1,89%) y Banco Popular (+0,35%).

Todo esto unido al mal dato del paro registrado en septiembre, con casi 100.000 nuevos desempleados, aumentó también la presión en los mercados de deuda, de modo que la prima de riesgo española se mantuvo en los 338 puntos.

El temor a una nueva recaída ante una eventual quiebra de Grecia y el inicio de una segunda recapitalización de la banca europea por el recrudecimiento de la crisis de deuda arrastraron al resto de plazas europeas al terreno negativo. Las pérdidas las encabezó Fráncfort con un descenso del 2,98%, seguido de París (-2,61%) y Londres (-2,58%) .

En el mercado de divisas, el euro se cambiaba a 1,3291 dólares.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios